5 beneficios del Monotributo

El Monotributo es la forma que tienen los pequeños contribuyentes de pagar los impuestos que exige AFIP cuando realizan alguna actividad económica. Mediante el pago de una única cuota mensual podrás cumplir con el pago de IVA, Ganancias, aportar a tu jubilación y a una Obra Social. Además de estar en regla con tus impuestos, podrás emitir facturas por las ventas de tus productos o los servicios que prestás (según tu actividad).

Ser monotributista no solo es simple y sencillo, sino que también tiene beneficios.

¿Cuáles son los beneficios del Monotributo?

1- Pagás menos impuestos

El Monotributo se paga todos los meses a través de una cuota fija según la categoría en la cual estés inscripto. Esto quiere decir que sin importar cuánto factures, el monto a pagar será el mismo cada mes. Sin embargo, deberás prestar atención para no superar el límite de ingresos permitido para tu categoría.

2 – Acceso a una Obra Social

Una parte de la cuota que pagás se destina a una obra social, por lo tanto, luego de estar inscripto por tres meses podrás acceder a una cobertura médica. Además, podés adherir a tus hijos o cónyugue al plan familiar pagando un adicional. De esta manera, tus familiares estarán cubiertos por cualquier eventualidad.

¿Tenés medicina prepaga? Entonces podrás derivar el aporte que realizás al Monotributo a tu prepaga.

3 – Acceso a una jubilación 

Dentro de tu cuota mensual, una parte es destinada a un aporte previsional, es por este motivo que en el futuro podrás acceder a una jubilación. El monto de la cuota del Monotributo que se destina a los aportes previsionales, varía dependiendo de la categoría en la que estés inscripto. Por otra parte, también puede influir en el monto a recibir de la futura jubilación; ya que eso dependerá de la normativa vigente al momento de jubilarte.

4-  Acceso al sistema bancario

Al regularizar tu actividad (declarar tus ingresos), estarás en condiciones de poder abrir una caja de ahorro, solicitar créditos hipotecarios, préstamos personales o tarjetas de débito y crédito.  El monto y tipo de crédito estará sujeto a las políticas de cada banco o entidad prestadora. 

5- Hacer menos trámites administrativos

Dentro del régimen del Monotributo, no será necesario que realices Declaraciones Juradas mensuales ni anuales a AFIP, para poder pagar tus impuestos. De esta forma facilita a estar en regla con tus impuestos de una manera más simple y rápida. Sólo debés prestar atención a la recategorización semestral.

¿Cuál es la diferencia entre Responsable Inscripto y Monotributo?

Monotributista y Responsable Inscripto (Autónomo) son regímenes diferentes para trabajadores independientes, el primero es un régimen simplificado y el segundo es parte del régimen general. La diferencia principal radica en el tope de ingresos anuales del Régimen Simplificado (Monotributo), lo que limita el ingreso de todos los contribuyentes a este régimen.

Para adherirse a cualquiera de los dos regímenes, se debe hacer la inscripción.

Si querés saber más sobre las ventajas y desventajas de cada régimen, podés leer más haciendo clic acá.


Tus trámites del Monotributo nunca fueron tan fáciles

Empezar ¡ahora!

Obtené las últimas novedades del Monotributo en tu email


Seguinos en las redes sociales